Cuestiones de crianza

0

El sábado 13 de Junio se realizó el Diálogo sobre Cuestiones de Crianza organizado por la Sociedad Argentina de Primera Infancia. La propuesta era reflexionar acerca de cómo impactan los cambios en la educación/crianza, en el desarrollo físico y emocional de los niños pequeños hoy. Participaron del encuentro como invitados la Lic. María Emilia López, la Mt Melina Bronfman, el Dr. Juan Pablo Wasserman y fue coordinado por la Lic. Susana Maquieira.

Fue un intercambio sumamente enriquecedor, en el que reinó el respeto y la tolerancia frente a las diferentes concepciones acerca de la crianza de los niños. Aún cuando hubo tiempo para el intercambio y las preguntas, debo confesar que me quedé con ganas de seguir. No siempre nos encontramos con espacios tan gratos, dispuestos a la reflexión y al aprendizaje con otros. A continuación intentaré recorrer algunos de los temas que se discutieron durante el diálogo y que permanecieron dando vueltas en mi cabeza una vez finalizado, aclarando que se trata de un recorte subjetivo según mis propias inquietudes personales como mamá y Psicóloga.

Un punto central alrededor del cual se generó un interesante debate, fue acerca de si en la crianza se deben priorizar las necesidades del bebé, es decir una mirada bebecéntrica, en la que la mamá y el entorno se adaptan a las necesidades del niño; o si contrariamente, debe estar centrada en las necesidades de los adultos que lo cuidan y en ese caso sería el pequeño quien se tendría que adaptar a su mamá o sustituto (crianza adultocéntrica). Se planteó la importancia de superar las oposiciones binarias y reduccionistas, para pensar en una visión “vinculocéntrica” de la crianza, que pone el acento en el vínculo, en el “entre”, en el bienestar y el deseo de ambos. Se relaciona con aquella zona intermedia de la experiencia, descripta tan acertadamente por D. Winnicott, que crece progresivamente entre la mamá y su hijo, en que se superponen y se adaptan uno al otro. Se trata de un espacio donde se despliega la espontaneidad lúdica del niño, donde se da la posibilidad de un verdadero encuentro y enriquecimiento entre ambos.

Se hizo referencia además a la soledad y aislamiento en que se crían los niños en las grandes ciudades como la nuestra (Buenos Aires), aún cuando tienen la posibilidad de quedarse al cuidado de su mamá. Antiguamente las mujeres criaban a sus hijos en compañía de otras madres con más experiencia: sus propias madres, hermanas, tías, abuelas. La familia se reunía en pequeños clanes y los niños crecían junto a otros niños de la tribu familiar. Hoy las mamás que tienen la oportunidad de quedarse en sus casas con sus hijos, deben atravesar el puerperio la mayor parte del tiempo a solas con su bebé, lo cual dificulta la posibilidad de sostenerse y apoyarse emocionalmente en otras madres que ya han transitado las mismas experiencias. Esto ha dado lugar a la gestación de nuevas modalidades de tribus de madres barriales; mamás que se juntan en una casa o en las plazas para acompañarse durante la crianza y el puerperio, para hablar con otras mujeres que están atravesando las mismas vicisitudes, mientras los bebés al mismo tiempo, crecen socializándose con otros niños.

También se habló acerca del estado inermidad e incompletud con que nacemos los seres humanos, a diferencia del resto de los animales. Esta prematuración del recién nacido requiere de un proceso de exterogestación, es decir que el bebé se sigue gestando fuera del vientre de la mamá pero en contacto cercano con su cuerpo. Este contacto cobra una importancia decisiva debido a que el bebé no está preparado física ni emocionalmente para separarse de la madre tras el nacimiento. Por ello es tan importante el contacto inmediato luego del parto, esa hora sagrada que constituye la primer hora de vida, en la que si el bebé está sano y fuera de peligro, debería ser colocado desnudo sobre el torso desnudo de la madre, priorizando ese encuentro piel a piel fuera de la panza. Contacto que inaugura la llegada al mundo del pequeño, el vínculo con el otro y que favorece la lactancia materna.

Si bien resulta indiscutible que en los primeros meses de vida los bebés requieren continuamente de la presencia materna, de su ternura activa, del contacto físico, de la envoltura de sus brazos y de su constante atención, también se planteó que “apego” no es estar pegado físicamente a la mamá. El apego constituye el vínculo afectivo, el entonamiento, la envoltura psíquica, la adaptación activa a sus necesidades, la capacidad de la mamá (o de quien cumpla esta función) de calmar a su hijo. En él intervienen todos los sentidos: no solo el tacto sino también la voz, la mirada, el olor, el sabor.

Dado el creciente corrimiento en los últimos años en la edad de la maternidad, actualmente un gran número de mujeres eligen convertirse en madres una vez finalizados sus estudios y después de haberse insertado en el mercado laboral. Esto en muchas ocasiones implica una realidad cotidiana que se traduce en que las mamás deben reincorporarse a sus actividades laborales (a veces cuando incluso no desean hacerlo) luego de pocos meses del nacimiento de su hijo. Por lo que la función de maternaje en esos primeros meses es compartida con las guarderías. Por lo que se planteó la importancia de que los profesionales y actores que intervenimos en la primera infancia, sepamos leer a los niños y acompañar a las mamás que pasan largas jornadas diarias sin estar en contacto con su bebé, a leer y codificar su mensaje.

Hoy en día es un hecho que no debemos descuidar, que estos espacios maternantes no solo cuidan al bebé sino también realizan un acompañamiento de las familias. Representan un verdadero agente de subjetivación, sustituto de lo familiar cuando la mamá no está presente. Por ello es fundamental la función de acompañamiento que desempeñan en la separación de la mamá y el niño, en el cual juegan un rol esencial las medidas anticipatorias y el nivel representacional incipiente del niño pequeño, que progresivamente permite y sostiene la separación.


Tags: Crianza, Criar en tribu, Vinculo Temprano

Contenidos relacionados


Comentá


Comentarios

No hay comentarios disponibles.