Pequeños grandes exploradores

0

Un niño es un pequeño explorador, no solo tiene la enorme tarea de descubrir la realidad, sino también de crearla. En el proceso de exploración, el deambulador descubre al mismo tiempo sus diferencias con los otros, distingue el yo del no-yo, construye las categorías de presencia-ausencia. Al arrojar los jueguetes, comida y todo lo que se encuentre por su paso, al dejarlos caer, o tirar lejos de sí, está descubriendo y construyendo su espacio exterior, tridimensión espacial adquirida luego de un arduo trabajo. En ese acto descubre que hay un afuera de sí mismo y arroja los objetos lejos para explorarlo. Es un descubrir/construir en simultáneo.

Necesariamente esta deambulación implica riesgos, caerse, tropezarse, incluso a veces algunos más peligrosos. Para eso estamos cerca los adultos, para permitirles hacer sus propias experiencias en un entorno seguro, anticipándonos a los posibles peligros para evitar que se lastimen seriamente. 

Ofrecer un espacio seguro, libre de objetos que se puedan romper o que los puedan lastimar, es lo que se conoce como “casa bebecéntrica”. A veces, por diferentes circunstancias, por la disposición de la casa, por la convivencia con otros familiares, etc., no podemos ofrecer una casa completamente segura, pero sí podemos disponer de un espacio de la misma, una habitación, un sector del living, etc., en la que el pequeño pueda moverse libremente sin tener que estar diciéndole que NO cosntantemente. También podemos cederles cajones en la cocina que ellos puedan alcanzar y poner allí dentro sus juguetes, o algún estante bajo en el baño. 

El riesgo inherente a este descubrir el mundo, también conlleva el riesgo de desear. Es decir, ejercer su autoafirmación al sostener y expresar su deseo. Por eso la insistencia, la intensidad en la búsqueda, la perseverancia. La salud del niño, tanto física como psíquica tiene necesariamente que ver que eso. Los adultos somos los que estamos en condiciones donar el lugar para que ello ocurra, garantizando dentro de nuestras posibilidades que no reprimiremos ni condenaremos esa expresión de salud.


Tags: Límites, Validación de las emociones

Contenidos relacionados


Comentá


Comentarios

No hay comentarios disponibles.